Saltar al contenido
Portada » Blog » Rodillo Facial

Rodillo Facial

¿Cuáles son los beneficios del rodillo de Facial? Este producto no tan novedoso, por lo menos en la cultura oriental, cuya historia se remonta a miles de años, pero sí un producto bastante nuevo en occidente.

El jade

Es una piedra decorativa compuesta por minerales, donde predomina la jadeíta o la nefrita. Sus colores van desde el verde traslucido, el más conocido, y también el blanco y el rosa. E incluso, es posible encontrar jade marrón. Descubre más sobre el jade aquí.

Pero existen otras piedras con las que se elaboran los rodillos faciales, desde el cuarzo a la piedra de agata, la obsidiana, o la amatista.

El rodillo facial en la rutina de belleza

Por su estructura, el rodillo permanece frío en todo momento que se está utilizando, lo que le aporta beneficios a esta piedra en la rutina de belleza. Entre los beneficios del uso del rodillo facial encontramos:

  • Reduce los poros: Al dotar a la piel de mayor elasticidad, va a minimizar los poros.
  • Promueve el drenaje linfático: un masaje que moviliza los líquidos del organismo y ayuda a elminar sustancias de desecho.
  • Minimiza la oscuridad bajo los ojos y disminuye el tamaño de las ojeras.
  • Reduce la inflamación del rostro.
  • Mejora la circulación sanguínea bajo la piel de la cara.
  • Ayuda a descontracturar la musculatura facial.

Todos estos beneficios se observarán con el uso continuado en el tiempo, no se observarán los resultados de un día para otro, pero la constancia hará que pronto puedas ver los resultados.

¿Cómo se usa el rodillo facial?

Para mantener el rodillo frío, podemos mantenerlo guardado en la nevera o el congelador, depende de la temperatura que nos agrade.

Siempre con el rostro limpio, tras la rutina de limpieza con nuestro jabón natural en conjunto con la esponja konjac. Podemos añadir nuestro tónico y crema hidratante.

Una vez hecho esto, podemos empezar con el rodillo que ayudará también a la piel a que penetre la crema facial.

Comenzamos dividiendo el rostro por mitad, comenzando en el lado derecho desde la barbilla hasta el pómulo, 4 ó 5 veces, a continuación desde la nariz hacia el pómulo, repetimos igual.

Cambiamos al rodillo pequeño y lo pasamos bajo los ojos, para mejorar el aspecto de las bolsas y ojeras, después sobre el párpado, lo pasamos dibujando la ceja, también con el rodillo pequeño.

A continuación, con el rodillo grande, dibujamos la frente desde la ceja hacia arriba, hasta el nacimiento del cabello.

Cambiamos al lado izquierdo y repetimos todo el proceso.

Terminamos con el cuello dibujando hacia abajo y así promovemos el masaje linfático.

Al terminar, lavamos el rodillo con jabón natural y lo podemos guardar de nuevo en el frigorífico o congelador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.